El corazón tardío, de Antonio Gala

Resultado de imagen de antonio gala el corazon tardio
De corazones va la cosa. Pero lo que en la reseña anterior era un guiño irónico aquí se convierte en toda una declaración de intenciones. Bastante cursi, por cierto. 
Si piensan que no me ha gustado esta colección de relatos aciertan de pleno. Hay que reconocer que el autor ha sido extraordinariamente sincero, que deja al descubierto sus fantasmas, obsesiones y, en general, su forma de ver la vida, pero -excepto en algún caso aislado- no ha conseguido crear una trama atractiva, que enganche al lector, ni unos personajes que despierten su empatía. En general, resultan anodinos y no demasiado coherentes. Porque hasta el surrealismo y la  escritura automática precisan de un mínimo sentido, algo que no encontramos en Los rincones oscuros, por ejemplo, aunque hay que reconocerle cierto encanto lírico en parte de la sección III, hasta que deja de fijarse en el mar y pasa a otros asuntos:
"Uno se sienta y mira. Y ve el mar palpitando. Lleno de ramos encendidos, de botellas naranjas, de ciervos llenos por todas partes de raíces, de ojos de vidrio, de naúfragos dormidos en sus hamacas. / Se ve el mar ruidoso como un párvulo. Jugando sin descanso al rugby como un adolescente. Haciendo sin cesar el amor, como un joven etíope. Recordando, recordando como un viejo marino."
Los mejores, sin duda, los que me han tocado la fibra son La compañía y Día sin accidentes. Aún salvaría tres más. Quedan más de veinte que considero bastante soporíferos, sin garra, díficiles de llevar a término, pero no quería dejarme influir por prejuicios y los he leído muy atentamente. 
En muchos de ellos, ni siquiera se salva esa prosa que en sus novelas -aunque no sean santo de mi devoción- suele ser su punto fuerte.
Cuando se publicó este volumen Gala estaba en la cresta de la ola, había alcanzado un gran éxito con sus anteriores novelas, publicaba muy asiduamente y quizá se le apremiase para aprovechar el tirón. No podemos saberlo, pero estas cosas suelen ser producto de las prisas.

PUBLICACIÓN: 1998 - VARIAS EDICIONES - PÁGINAS: 220 (aprox.)

Comentarios