Las diez y media de una noche de verano, de Marguerite Duras

Resultado de imagen de las diez y media de una noche de verano marguerite duras


Entre tanto producto actual, demasiado inmediato para que podamos establecer una jerarquía válida, destacan estas obras, que han sobrevivido al tiempo por méritos propios. Entre ellos, una gran facilidad para expresar la melancolía de la rutina diaria vagamente amenazada por un oscuro suceso del que apenas nos llegan chismorreos y unas cuantas imágenes borrosas.
Placidez y peligro son los niveles que propone la novela y que el lector asume sin más complicaciones. Un lenguaje poético o meramente instrumental según convenga. La pluma reflejando la realidad objetiva con la fidelidad de una cámara de cine siguiendo los postulados del nouveau roman. Una familia francesa atrapada en una ciudad pequeña camino de Madrid, un asesinato sumido en la penumbra ambiental y literaria, una trama que progresa a base de pequeños actos cotidianos, de diálogos intrascendentes, de sentimientos que debemos interpretar a partir de lo que ocurre y de los sencillos gestos que se muestran con toda la minuciosidad que caracteriza a su autora. Una serie de incomodidades e imprevistos que disfrazan los auténticos dramas, elipsis por doquier, lentitud e indiferencia narrativas que optan por narrar lo intrascendente y  omitir el foco de la intriga consiguiendo con ello, salvo a los fanáticos de la acción pura, mantenernos en vilo hasta el final. Una tranquila madre de familia entrometiéndose en un hecho terrible hasta el punto de colocarse al borde del peligro con la naturalidad de quien nunca ha transitado por escenarios luctuosos. Un pueblo entretenido en el chismorreo del momento y apabullado por el fragor de la tormenta. Y la catástrofe sobrevenida, que no es precisamente el asesinato sino algo más vinculado a los afectos de la protagonista y por ello mucho más letal. La vida tal cual es.


DIX HEURES ET DEMIE DU SOIR EN ÉTÉ – PRIMERA EDICIÓN: 1960 – CLÁSICO (VARIAS EDICIONES) – TRADUCCIÓN: CARIDAD MARTÍNEZ - PÁGINAS: 110 (aprox.)

Comentarios

  1. Pues los apasionados de la acción pero dentro de un contexto que permita la relectura, muy bienvenida sea.

    Gracias por compartir. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, acción... lo que se dice acción, tal como la entendemos, no es que haya mucha. Pasan cosas pero lo que vemos es más bien estático. El hecho de que haya un asesinato y una persona siguiendo la pista puede inducir a error, pero el nouveau roman tiene sus propias pautas.

      Eliminar
  2. Acabo de encargar "Escribir·, de Marguerite Duras, un breve libro sobre su relación con la escritura, sincero y hasta donde yo sé muy bien escrito. Lo recomendaron en mi taller literario y lo publica Tusquets. Marguerite, siempre Marguerite...

    ResponderEliminar
  3. Lo leí hace tiempo. Me hice con una pequeña colección de libros en los que los escritores hablan de su oficio, entre ellos este y Suspense de Patricia Highsmith. Ahora hace tiempo que no añado ninguno, tendré que remediarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Explícate: