Ir al contenido principal

Entradas

ENTRADA DESTACADA

El caso Maurizius, de Jakob Wassermann

Esto que voy a decir es solo una hipótesis, pero a veces me pregunto si el bienestar y la alta literatura no son radicalmente incompatibles, si las sociedades prósperas no suelen producir mentes infantilizadas y mediocres mientras los momentos más críticos o los problemas endémicos dan lugar a grandes producciones artísticas, a grandes pensadores y a excelentes obras literarias. Lo que sí parece un hecho es que los grandes novelistas de finales del XIX o los Musil, Wassermann, Joseph Roth, Zweig de la Europa de entreguerras se han extinguido como los dinosaurios y su lugar lo ocupa un sucedáneo que sirve de entretenimiento y solo en contadas ocasiones se aventura a profundizar un poco. Tampoco es que la cultura sea garantía de nada, pues cuando el ser humano se pone a pensar las consecuencias pueden ser catastróficas.
“Con su característica vehemencia, anunciaba la misión universal alemana y declaraba que Alemania estaba condenada a asfixiarse y a perecer a causa de la acción de los e…

Entradas más recientes

Formas de estar lejos, de Edurne Portela

Su cuerpo y otras fiestas, de Carmen María Machado

Apegos feroces, de Vivian Gornick

Mujeres, libros y obstáculos

Las diez y media de una noche de verano, de Marguerite Duras

La hija del coronel, de Martín Casariego

El cuento de la criada, de Margaret Atwood

Nudo de víboras, de François Mauriac

Morder la mordaza

Muerte y un poco de amor, de Aleksandra Marinina