La música del azar, de Paul Auster

Nunca mejor dicho: ni el título ni el contenido de esta novela son obra del azar. Auster siempre ha estado obsesionado por la casualidad, las coincidencias y lo que resulta de ellas. El libro rojo es una especie de catálogo de casualidades, en La trilogía de Nueva York deja caminar a sus personajes y casi podríamos decir que les observa desde lejos, intentando interferir lo menos posible aunque, en último término, el que mueve los hilos sea él. ¿Y qué hay más casual que la suerte? ¿Y qué mejor forma que el juego para dejarse llevar por ella? Los protagonistas de La música del azar llevan el juego en las venas, no solo en sí mismo, también como modelo de una forma de vida incierta, aventurera, en la que el hecho de abandonarse, de apostar con uno mismo o con otros, de jugárselo todo a una carta, también en sentido figurado, confiando en su buena estrella es una forma de vida, una filosofía y, diría, que hasta una religión.
Como no soy una seguidora incondicional suya, probablemente me habré perdido maravillas pero, hasta ahora, esto es lo mejor  que he leído del autor. Una anti-epopeya con caballero y escudero renovados, donde la trama tiene verdadero calado, los personajes están definidos y a la vez son bastante poliédricos, la intriga nunca decae, o casi, y se dosifican bien las sorpresas. En el fondo, es una alegoría de la vida, con su inevitable inevitabilidad, valga la redundancia.
Con todo y con eso, sigue pareciéndome que debería narrar menos y mostrar más, pero reconozco que aquí deja al lector sumergirse en la historia bastante más que otras veces.

THE MUSIC OF CHANCE – PUBLICACIÓN: 1990 – (EN ESPAÑA: ANAGRAMA, 1991) –TRADUCCIÓN: MARIBEL DE JUAN – PÁGINAS: 250 (aprox.)

Comentarios